Normas internacionales de la OIE

El Acuerdo sobre la Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias de la Organización Mundial de Comercio (Acuerdo MSF) tiene como objetivo facilitar los intercambios internacionales seguros de animales y de sus productos derivados, evitando la creación de barreras comerciales innecesarias. El Acuerdo alienta a los Miembros de la OMC a basar sus medidas sanitarias en las normas, directrices y recomendaciones internacionales, siempre que existan. Tratándose de sanidad animal y zoonosis, el Acuerdo MSF hace referencia a las “normas, directrices y recomendaciones elaboradas bajo los auspicios de la OIE”.

La OIE publica dos Códigos y dos Manuales que constituyen las principales referencias para los Miembros de la OMC en cuanto a la sanidad animal y las zoonosis.

El Código Sanitario para los Animales Terrestres y el Código Sanitario para los Animales Acuáticos contienen normas, directrices y recomendaciones concebidas para evitar la introducción de enfermedades y de agentes infecciosos patógenos para los animales y las personas en el país importador, con motivo del comercio de animales y sus productos derivados. También contienen las normas para el funcionamiento eficiente de los Servicios Veterinarios y Servicios de Sanidad Acuática, así como aquellas referentes a la Salud Pública Veterinaria y Bienestar Animal.

El Manual de Pruebas de Diagnóstico y Vacunas para los Animales Terrestres y el Manual de Pruebas de Diagnóstico para los Animales Acuáticos describen los métodos de laboratorio para el diagnóstico de enfermedades y los requisitos para la producción y control de los productos biológicos, con el fin de estandarizar estos elementos fundamentales en la prevención, vigilancia y lucha contra las enfermedades animales.

La elaboración de nuevas normas y la revisión de las existentes en los Códigos y Manuales de la OIE está a cargo de las Comisiones Especializadas de la OIE. Los miembros de estas Comisiones son elegidos por la Asamblea Mundial de Delegados de la OIE por su experiencia científica y en temas reglamentarios, manteniendo un balance regional. Cada Comisión se reúne dos o tres veces al año en base a un programa de trabajo. Las Comisiones pueden requerir en algunos casos el apoyo puntual de Grupos Ad-hoc formados por expertos en el tema en particular.

El proceso de elaboración o revisión se inicia a partir de la solicitud presentada por un país o una organización ligada a la OIE. Un proyecto de norma emitido por una Comisión se somete primero a los Países Miembros para comentarios y posterior discusión inicial por parte de la Asamblea Mundial. Luego, la Comisión Especializada estudia el proyecto teniendo en cuenta los comentarios recibidos y, por lo general, somete el proyecto revisado para aprobación de la Asamblea Mundial en la próxima Sesión General. Una vez que se adopta oficialmente, la norma puede ser aplicada por los Países Miembros.